experimento de solubilidad agua y sal

experimento de solubilidad agua y sal

Un ensayo simple es diluir agua, aceite y detergente en agua. Si combinamos algo de aceite y agua en un vaso pequeño o algún otro envase, preferentemente un vaso para lograr ver lo que ocurre, un mililitro de cada uno de ellos es bastante, agitamos y removemos, fingiendo combinar, y después dejamos . en reposo En el momento en que se han registrado las visualizaciones, agregamos una cantidad afín del disolvente líquido (sólido diluido en agua) y volvemos a agitar, tratando combinar los líquidos. Tras eso, lo dejamos para el resto asimismo, anotando las visualizaciones hasta el momento en que no ocurran cambios.

Si todo salió bien, esto es, no se reportaron accidentes, deberíamos acabar con una mezcla de agua, aceite y detergente que presentará turbidez, pero no se apartará en capas, como sucedió en la sección primera del ensayo, en el momento en que combinamos agua y aceite. El agua y el aceite no se intercalan. El agua es un complejo polar, tiene cargas en distintas unas partes de sus moléculas, al tiempo que el aceite no es polar, no posee estas cargas. Esto quiere decir que en el momento en que intentamos de combinar agua y aceite para conformar un nuevo compuesto que los tenga dentro, ¿quién establece si hay o no un cambio neto en la entropía?

Índice
  1. Características del agua salobre
    1. Arena
    2. ¿Qué necesitaremos?

Características del agua salobre

Añadir sal al agua tiene 2 efectos: incrementa el punto de ebullición y reduce la aptitud calorífica concreta. La aptitud calorífica concreta tiene relación a la proporción de calor que se requiere para subir la temperatura de una substancia en un nivel Celsius. El punto de ebullición de un líquido es la temperatura a la que la substancia empieza a mudar de estado líquido a estado gaseoso. La aptitud calorífica del agua salobre es bastante menor que la del agua dulce. Esto quiere decir que el agua salobre no es tan fuerte a los cambios de temperatura como el agua dulce, con lo que se precisa menos calor para subir la temperatura del agua salobre. Esta propiedad térmica podría marchar en pos del cocinero y achicar la proporción de tiempo preciso para hervir el agua. No obstante, el agua salobre tiene un punto de ebullición mucho más prominente que el agua dulce, 102 °C en frente de cien °C. Estas 2 características entran en enfrentamiento y se contrarrestan, salvo que la concentración de sal sea suficientemente alta para sobrepasar el punto de ebullición del agua salobre.

El agua salobre necesita una temperatura mucho más alta que el agua dulce antes de mudar de líquido de gas, gracias a un fenómeno llamado elevación del punto de ebullición. Añadir cualquier soluto no volátil (como sal, bicarbonato de sodio o azúcar) a un líquido disminuye la presión de vapor de ese líquido. Un líquido empezará a hervir en el momento en que su presión de vapor sea igual a la presión atmosférica, con lo que una presión de vapor mucho más baja quiere decir que se precisa una temperatura mucho más alta para hervir el agua. Este fenómeno asimismo enseña por qué razón el agua hierve a una temperatura mucho más baja en la cima de una montaña que al nivel del mar. La presión atmosférica es mucho más baja en la cima de una montaña, con lo que la presión de vapor va a tardar el menor tiempo en igualar ese valor. Añadir sal a una cazuela de agua asimismo hace difícil que las moléculas de agua escapen de la cazuela y entren en la etapa gaseosa como vapor o gas. Este es otro aspecto que ayuda al punto de ebullición mucho más prominente del agua salobre en comparación con el agua dulce. La menor aptitud calorífica del agua salobre es inducida por la unión de los iones de sal a las moléculas de agua. Estos iones de sal sostienen las moléculas de agua en su rincón, lo que les hace difícil desplazarse libremente. Como resultado, las moléculas que no se unen a la grasa consiguen mucho más energía de la transferencia de calor que se genera mediante la cazuela, con lo que se calientan mucho más y hierven mucho más veloz.

Arena

Está formada por granos de roca. En ocasiones, como en la situacion de las playas, la arena asimismo tiene dentro sal y restos orgánicos de mariscos.

Según los geólogos, el diámetro de estos granos ha de estar entre 0,0625 mm y 2 mm. por consiguiente, si su tamaño fuera mayor o menor, por el momento no podría nombrarse arena.

¿Qué necesitaremos?

5 medidas de cuchara de sal común (la mayor parte de NaCl va a ser cloruro de sodio) 3 huevos del mismo tamaño (mismo volumen), frescos (no hervidos) 3 vasos de precipitados con transparencia Rotuladores rotulados Una jarra con agua (H2O)

Llena los tres vasos con exactamente la misma proporción de agua. A fin de que no nos equivoquemos y observemos precisamente la diferencia, vamos a marcar todas las copas.

Leer Más  Descubre los modelos atómicos: ¿Cuántos existen en total?

Si quieres ver otros artículos similares a experimento de solubilidad agua y sal puedes visitar la categoría Blog o revisar los siguientes artículos

Subir